Viaje en el tiempo a través de los pueblos forestales

Cuando avanzamos por la ruta, comenzamos a ver, a lo lejos, la enorme chimenea de ladrillos, nos da la sensación de estar llegando a otro tiempo, a otra realidad. A medida que nos adelantamos en estos pueblos, nos invade la sensación de estar viajando en el tiempo, cada cuadra recorrida nos acerca más a una realidad distinta. El alma se impregna de quebracho, se puede vivenciar la época de explotación del tanino y a su vez aprender la lección sobre la depredación de los recursos forestales. Nos invita a transitar el camino de la revalorización y recuperación del patrimonio natural. Su paisaje particular es la presencia de lagunas y esteros, cubiertos de pastizales y bien al noroeste bosques nativos, salinas y salares.